24 de noviembre de 2011

Festival Cumbia Ya!


Festival Cumbia Ya!

Del 13 al 15 de octubre de 2011 se celebró en la ciudad de Bilbao en el País Vasco, “país tropical” (Héctor Fouce dixit) el festival Cumbia Ya! En él se dieron cita algunos de los músicos, promotores y estudiosos más destacados de la escena cumbiera internacional actual.

La cumbia es un género originario del norte de Colombia y de Panamá que combina rasgos musicales indígenas, negros y españoles. Hacia los años cincuenta del siglo XX, después de su urbanización y modernización al calor del mambo y otras músicas caribeñas, comenzó su incansable difusión por toda Hispanoamérica. Ahora es el género bailable más apreciado y practicado en ese lugar y por sus nativos desperdigados por el mundo. Actualmente existen importantes escenas de cumbia en los Estados Unidos y en Europa sus ecos son cada vez mayores.

Kumbia Queers
Kumbiera

Un atractivo interesante de Cumbia Ya! fue su intento de articular en un mismo evento conciertos, filmes y documentales, una exposición y discusiones académicas. Este formato no es común y evidentemente es necesario explorarlo a profundidad. Hay que propiciar que los devaneos teóricos se muevan un poco más allá de los cerrados círculos académicos y que estos últimos se empapen de un poquito de realidad. El esfuerzo de Cumbia Ya! seguramente se puede mejorar. Quizá los espacios, formatos y momentos elegidos para la actividad académica no hayan sido los adecuados (instalaciones universitarias un tanto alejadas de alumnos, público… y ¡cumbieros!); pero hemos aprendido mucho de este importante ejercicio.
Sara Brito y Manuel López

Cathy Ragland
Marco Ramirez, Diego Ibañez  y mi mano

Decisión importante de los organizadores: en las mesas de reflexión coincidieron teóricos, músicos y promotores. Muy importante es resaltar que la cercanía, gentileza y sobre todo, la convivencia de todos los panelistas durante todo el evento propició que se estableciera un interesantísimo diálogo horizontal, sin jerarquías y con mucha libertad que nos evitó los desplantes, resquemores, poses, actitudes autoritarias y otro tipo de sin sabores que estas combinaciones suelen detonar. Es necesario fomentar este tipo de diálogo para generar un nuevo conocimiento sobre la música.

El festival estuvo comisariado por un cumbialatinoamericanizado Iñigo Barandiaran aka Sonido Popular. Los académicos invitados incluyeron a Darío Blanco Arboleda (Universidad de Antioquia, Colombia) que hizo un certero recorrido por la historia de la cumbia; Cathy Ragland (Universidad de Texas-Pan American) expuso el papel de la cumbia en los procesos migratorios de latinoamericanos en los Estados Unidos. Su visión teórica de lo que el proceso de diáspora teóricamente debe ser, se contrapuso en varias ocasiones con mi modesto testimonio de lo que veo que sucede en España. Esto seguramente nos llevará a más y más diálogo fructífero. Marco Ramírez del Proyecto sonidero (México) presentó una entrañable historia de vida que mostró a la perfección el papel de la cumbia en la vida de las personas. A me tocó hablar en nombre del grupo de trabajo CumbIASPM-AL[1] para dar una breve oteada a escenas actuales de cumbia en Latinoamérica y algunos casos de su apropiación y rechazo por naciones, diferentes clases sociales o por las identidades de género emergentes.

A la mesa final se incorporaron Sara Brito una de las responsables del Festival CHICO-TRÓPICO  de Madrid que habrá que seguir muy atentamente por lo que está haciendo en el ámbito de las músicas latinas en España y Don Manuel López, Dj o Sonidero de Sonido Sonoramico. Los intercambios fueron dinamizados por Diego Ibáñez, músico y productor mexicano.

Caballito Djs
El Hijo de la Cumbia


Los conciertos estuvieron a cargo de grupos importantes como las Kumbia Queers, cumbia-punk que con sus covers de canciones que inciden habitualmente en lo heteronormativo, sacan de la cumbia de su sitio de masculinidad latina exacerbada para cantarle a otras identidades sexuales. Su directo en el interesante espacio BilboRock fue estupendo y atrajo a una parte importante de la escena lésbica bilbaína.

La intervención de Vjs Kumbiera nos mostró sus “proyecciones imposibles”. Los Caballito djs de Granada entendieron estupendamente el sonido de la vieja cumbia de los cincuenta y cómo mezclarlos con ritmos actuales. Don Manuel López no paraba de meterse conmigo en la muestra de la performance del Sonido Sonorámico.[2] El argentino El Hijo de la Cumbia mostró que viene de buena cuna y el Sonido desconocido II nos sorprendió de incógnito. El programa de conciertos lo cerró el gran Celso Piña que emblematiza la transnacionalización de esta música con su grito: “pura cumbia colombiana desde Monterrey, Nuevo León”.[3]

Celso Piña


En la sección de audiovisual se proyectaron los filmes Proyecto Sonidero (realizado ex profeso para estas jornadas); Totó la Monposina, una voz para Colombia (Catalina Villar, 1999, Colombia, 52min) y El acordeón del diablo (Stefan Schwietert, 2005, México, 90min).

Las jornadas se complementaron con la exposición del Proyecto Sonidero que a partir de fotos, cubiertas de vinilos, equipos de sonido, etc. muestra algo del movimiento sonidero de México. Es importante subrayar que en este montaje intervinieron artistas, gestores, trabajadores sociales, antropólogos etc. Una muestra de los campos de intercambio interdisciplinar tan comunes en nuestros días.


[1] Equipo de trabajo formado por miembros de la Rama latinoamericana de la IASPM. Sus integrantes son Eileen Karmy y Antonia Mardones (Colectivo Tiesos peroCumbiancheros, Chile); Malvina Silba (UBA, Argentina), Pablo Alabarces (UBA, Argentina); José Juan Olvera (Universidad Regiomontana, México); Carlos E. Balcazar P. (UNP, Colombia-Argentina); Alejandro Madrid (U. de Chicago, México-USA); Julio Mendivil (U. de Klön, Perú-Alemania) y Rubén López Cano (ESMuC, México-Spain).
[2] Se divertía recordando el trabajo de campo que hace unos años realicé con el club de baile La Miguela y sus Edecanes.
[3] Ciudad mexicana fronteriza con Estados Unidos en cuyos cinturones de barrios pobres ha arraigado un estilo de música colombiana muy particular. Intentamos bailar en su estilo pero creo que no lo logramos.

Licencia Creative Commons